sábado, 14 de febrero de 2009

Adelgazo después existo

Un hombre cae, su pecho parece reventar en tropel, su vista enrojecida por la hemorragia se pierde en el techo del gimnasio, mientras la banda de la trotadora sigue su incesante rugir, los demás clientes miran estupefactos a los 120 kilos de carnes desparramados en el suelo, el instructor asustado trata de marcar en su celular el numero de Emergencias, mientras uno de los clientes lo encara porque no presta los primeros auxilios, a lo que él responde: “ ¡lo siento mucho pero no tengo idea que se hace, todo lo que sé, lo aprendí cuando entré a trabajar hace una semana!”.

Blogalaxia Tags:

2 comentarios:

Vico dijo...

ya sabes que vivo en uno de los paises con el mal alto indice de obesidad del mundo, y a su vez en la ciudad donde si no sos delgado no tenes exito...ironias de la vida...

personalmente no me gusta tener sobre peso, no se si es cultural, la influencia de los medios etc no me gusta y trato de cuidarme pero eso de matarme en un gimnasio no ha sido lo mio NUNCA...

una vez, para estar a tono con Hollywood *y con mi ex mujer que siempre hizo apologia a la anorexia, firme un contrato de tres years con un gimnasio...pague los tres years, y fui dos dias...eso dice todo sobre mi relacion con el gym hehehehe

me encanta tu manera de escribir, siempre me gusto...

saludos!

Juan Pablo dijo...

Vico, lamentablemente tambien lo genetico es un irremediable, mi familia es toda de talla gruesa, y tambien trato de cuidarme a veces, pero es muy dificil, ya que sobre todo por el trabajo sedentario, y la necesidad de sacrificar tiempo precioso para ejercitarme, prefiero cambiarla muchas veces para hacer lo que realmente me gusta, por ejemplo escribir.