lunes, 2 de noviembre de 2009

Mendigo


Soy el maldito mendigo
que pide un poco de amor,
no me des caricias,
dame tu corazón.

(Quiero poder escapar de esta soledad)

Soy el bastardo ciego,
no sé por dónde voy,
no me guíes con tus manos,
guíame con tus ojos.

(Quiero poder encontrar mi felicidad)

Has condenado a este corazón
a ser frio, a no sentir amor
desde que te fuiste
sin siquiera decir adiós.

(Quiero poder volver a amar)

Cuanta noche de dolor
en esta obscura habitación,
encuéntrame una vez más
para no seguir solo.

(Quiero poder encender el sol)


Blogalaxia Tags:


votar

5 comentarios:

MANE dijo...

bajo mil capas de tierra ,estan los malos amores ,en el nuevo amanecer esta el canto de los pajaros y en el verdor algun nuevo amor...

Ursus Polaris dijo...

El amor no se debe mendigar, se debe compartir. Suelta ese apego, que seguramente ya no tenga sentido. Parte del amar consiste en el dejar ir, si la otra persona cree que es lo mejor para ella, hay que velar por su felicidad, aunque se aleje, y si a ti te viene bien, seguir amando , de forma incondicional. Si lo quieres, de una forma casi religiosa, pero no exclusiva, hay que estar abierto a lo que pueda venir después.
Yo he mendigado mucho en el amor hasta que leí el texto que estas palabras, lo recuerdo vagamente, aproximan.
EN cuanto a mendigar, yo también me he sentido mendigo y solo. Fue una mala época suficiente para incubar una buena depresion y acentuar mis defectos personales hasta la patología. De eso hace ya muchos años, y no fue un viaje precisamente agradable, más bien un descenso a los fondos. Tardé bastante en tocar fondo, y aún tengo secuelas aligeradas.
Un abrazo amigo.

Karol_a dijo...

Espero y seguro que sí, encuentras el sol, aunque si abres los ojos un poco tan solo, enseguida te cegarán sus rayos, no lo dudes.
Un abrazo, preciosa poesía como todas las tuyas.

Yob dijo...

Buen blog, me ha gustado desde el encabezado con esas imágenes retocadas.

Muchas veces nos quedamos en quiero y nos olvidamos que del puedo y del hago levantamos al mendigo y acostamos el recuerdo, para hacer nacer nuevos tiempos.

Saludos Juan Pablo.

Laura dijo...

Letras armoniosas y con estilo.

Quién, no mendigó un poco de amor?

Es la vida...

Muy bueno tu escrito!

Cariños

Laura